Sus Inicios

En el año 1872, nació Kaspar Winkler, cerca de Bludenz, en Austria. Luego de completar un aprendizaje como albañil, se mudó a Suiza. Encontró trabajo cerca de Zürich y adquirió una especialización en el campo de la construcción asistiendo a clases en horario nocturno.

Al poco tiempo se desempeñó como dibujante en un estudio de arquitectura y más tarde como el principal de una cantera de granito en Ticino, Suiza. Luego se transformó en propietario de una cantera. En el año 1909, desarrolló un proceso químico pionero para acelerar el fraguado y endurecimiento de cemento, mortero y hormigón. En 1910, sembró los cimientos de la actual Sika, en Neugasse 99, Zúrich 3. Su interés se focalizó principalmente en proteger las construcciones de los efectos de la humedad y la penetración de agua.

Su primer producto fue Sika-1, un aditivo para obtener morteros impermeables, que continúa siendo ampliamente utilizado en la actualidad.