Manejo de la crisis y nuevos negocios

Durante la recesión de 1973 a 1976 se presentaron momentos complicados para Sika. Pero los años de crisis terminaron por endurecer el espíritu de la empresa. La actitud de solidaridad del empleado para con la compañía son un ejemplo de esto. En medio de la crisis el personal de Sika en Suiza accedió a una reducción de salarios, lo que se revirtió tan pronto como Sika pudo recuperarse económicamente.

En medio de esta recesión, Sika mantuvo su constante política de inversión en investigación y desarrollo lanzando nuevos productos al mercado. Así es como Sikaflex se transforma en un bestseller en la década del ochenta, abriendo un nuevo campo de negocios, la industria automotriz. Esta diversificación al igual que la expansión de la su presencia a nivel global, fue realizada para incrementar la resistencia a los ciclos económicos. Con la absorción de Lechler Chemie en Stuttgart, Sika incrementó el tamaño de su personal de 3.000 a más de 4.000.
En la segunda mitad de la década del 80 la mayor parte de las naciones industrializadas gozaban de un boom económico y Sika se benefició de esto.