La guerra y el Boom Económico

Durante la Segunda Guerra Mundial, Sika continuó la producción en todos los países donde estaba presente. Así es que los aditivos utilizados en las construcciones defensivas fueron provistos por Sika. También los barcos de concreto usados por los aliados para transportar material bélico y desembarcar en Normandía fueron construidos con aditivos Sika.

Durante el boom de 1950 y 1960, nuevas subsidiarias se fundaron desde Suecia hasta Cuba. Un segundo cambio generacional fue proclamado en Suiza con la entrada de Romuald Burkard a la firma. Entre su entrada en 1953 y la muerte de su suegro Fritz Schenker en 1971, Burkard tomó gradualmente el liderazgo del grupo de compañías, las cuales para 1968 se habían convertido en una sola estructura corporativa en Sika Finanz AG. Subsecuentemente, Sika entró al mercado accionario suizo.