Sika y el Túnel de San Gotardo

Kaspar Winkler fundó su empresa en 1910. Sus primeros inventos fueron agentes para proteger y limpiar granito y un agente impermeabilizante para mortero llamado Sika. En 1911 registró su firma – Kaspar Winkler & Co. – en el registro comercial. Comenzó así a promocionar sus productos químicos para la construcción.

Los primeros años de trabajo fueron difíciles y especialmente durante la Primera Guerra Mundial los números estaban en rojo. Fue recién en 1918 que se produce un gran avance cuando la empresa ferroviaria federal suiza realizó pruebas exitosas utilizando Sika para impermeabilizar los túneles de la sección Gotthard. Esto era necesario para que los trenes eléctricos también pudieran funcionar. La compañía ferroviaria nacional suiza impermeabilizó 67 túneles con Sika durante los siguientes años.

Después de este éxito, su potencial se puso a prueba en el exterior. Tras un primer intento fallido de venta de licencias en 1921 se funda una subsidiaria con su propia planta de producción en el sur de Alemania. Para 1935 Sika tenía presencia en Europa, Sudamérica y en Asia.